Saltar al contenido

El académico D. Juan Cacho Palomar realizó la lectura de su discurso de ingreso en la Academia Aragonesa de Gastronomía el jueves 6 de mayo.

06/05/2010

Su discurso “El roble, la barrica y la crianza del vino tinto” fué respondido por el también académico D. Víctor Guelbenzu Morte.

 

El jueves 6 de mayo a las 19.00 horas y en la sede del CRDO Cariñena tuvo lugar la lectura del discurso de ingreso en la Academia Aragonesa de Gastronomía de uno de sus académicos, D. Juan Cacho Palomar. 
El discurso titulado “El roble, la barrica y la crianza del vino tinto” fué respondido por el también  académico D. Víctor Guelbenzu Morte.

En la actualidad existe una gran cantidad de vinos que, aparentemente, son vinos de crianza cuando en realidad no han estado nunca en una barrica. En referencia a la barrica, sus orígenes, composición y efectos versa el discurso “El roble, la barrica y la crianza del vino tinto” de D. Juan Cacho. Utilizando explicaciones sencillas sobre los mecanismos de las reacciones que tienen lugar durante la crianza del vino tinto, intentará contestar a preguntas frecuentes que todos nos formulamos.

El discurso de ingreso de D. Juan Cacho forma parte del intenso calendario de actividades de la Academia Aragonesa de Gastronomía antes del verano.

Más información del Doctor Juan Cacho Palomar

El Profesor Juan Cacho nació en Zaragoza en 1941, licenciándose en Ciencias en la Universidad de Zaragoza, en una época en la que, aparte de disfrutar de las enseñanzas de los excelentes docentes por el reseñados, pudo gozar también, en los primeros años de estudios, del especial ambiente de las históricas e impresionantes aulas del edificio Paraninfo, compartido entonces con Medicina que dejaron en él un modo especial de entender la Universidad.

En 1965 se integró en el grupo de trabajo del Catedrático de Química Analítica y miembro de esta Academia D. Julián Bernal, bajo cuya dirección realizó su tesis doctoral sobre el tema “Estudio del ácido fórmico en las valoraciones en medios no acuosos”. En dicho Departamento continuó como docente e investigador, alcanzando el cargo de Catedrático en 1983. La intensa labor investigadora realizada por el Dr. Cacho se refleja en sus cerca de ciento cincuenta publicaciones en revistas científicas internacionales, el desarrollo de una veintena de proyectos I+D financiados en convocatorias públicas, su participación en 185 congresos, la dirección de una veintena de tesis doctorales y un elevado numero de contratos relevantes de I+D con empresas o administraciones.

Ha dirigido más de medio centenar de tesinas de licenciatura y de entre sus numerosas estancias y visitas docentes y de investigación a otros centros puede destacarse la realizada en el Food Science Laboratory de Norwich, en el Reino Unido.

Desde 1985 intensificó sus líneas de investigación dentro del campo de la Enología, con atención especial a los distintos aspectos de los aromas de los vinos. Actualmente dirige el grupo LAAE (Laboratorio de Análisis del Aroma y Enología), reconocido oficialmente por la DGA e integrado en el Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A). Dentro de sus publicaciones no ha faltado la obra de divulgación, destacando su excelente libro de bolsillo, publicado por la CAI, dedicado a los vinos aragoneses en el que, de forma concisa, aparte de resaltar las cualidades de los caldos de esta tierra nuestra, hace una precisa valoración del sector.

Los profundos conocimientos que ha ido atesorando en el campo de la Enología a lo largo de los años le acreditan dentro del sector vinícola como uno de los mayores expertos al que se consulta desde las bodegas de la zona y de otras áreas nacionales y extranjeras. Su excelente labor investigadora ha sido reconocida con la concesión de un Primer Premio en un concurso internacional para galardonar los mejores trabajos de investigación en Enología (1993) y otro Primer Premio en Metodología Analítica Medioambiental (1996).

Es miembro fundador de la Asociación de Grupos de Investigación Enológica y de la Sociedad Española de Química Analítica, de la que es Presidente desde el 2001 y miembro 52 del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaría.

Amante del deporte y del Pirineo, ha compartido estas aficiones, en los limitados espacios que su intenso trabajo le han permitido, con otra incansable y  querida compañera, su esposa Cristina con la que también ha compaginado armoniosamente proyectos, inquietudes, esperanzas y logros.