Saltar al contenido

El sabor de la humildad, el tomate seco de Caspe

10/02/2009

 

Categoría:

Discursos

 

No creo que sea obligado ante tan docta concurrencia justificar el porqué del tema del discurso. Un tema humilde, sin pretensiones, elaborado a medias entre sentimientos y argumentos…

 

El nombre define y marca. No es cosa baladí. Lo que importa es lo que existe, la realidad, no el nombre que le damos. Pero detrás de cada nombre hay una imagen aprendida y aprehendida que es la que vemos al pronunciarlo.

Las palabras así no son nombres para aplicar a una realidad sino que son por ello la realidad misma. Hoy tras la palabra tomate vemos un color escandaloso, el rojo; un olor de la mata como a selva diminuta campestre con pimientos, cebollas, tierra mojada; un sabor envolvente, total, resumen de verano; una textura que se come y se bebe… un símbolo de la humildad, de la utilidad, de la generosidad… La palabra tomate es tan vulgar que al pensarla se hace solemne. Y si la adjetivamos con la sequedad de lo seco, tomate seco, la cosa se pone peor, si el agua es vida, su ausencia recuerda mucho al mayor drama de la humanidad. Porque las palabras trasmiten significados y significantes, algunas personas al enterarse del tema de mi discurso han sonreído al imaginarlo pobre, escuálido de contenidos, falto de interés.
Y no iban demasiado desencaminados.

Hace un par de años se conmemoró el 250 aniversario de la publicación del libro Species Plantarum la obra donde Carlos Linneo estableció el actual sistema de clasificación y nomenclatura de los seres vivos. Desde 1753 las plantas tienen dos nombres en latín: el primero designa el género y el segundo la especie concreta. Por ejemplo Lycopersicum esculentum para el tomate

9.
Pero la investigación adelanta mucho y en estos dos siglos y medio de nomenclatura científica se han descubierto errores en especies, sobre todo a nivel molecular, y ha habido que cambiar el nombre. De ahí que el tomate que nos ocupa disfrute actualmente de dos nombres el nuevo Solanum licopersicum y el tradicional Lycopersicon esculentum.